Viajes

GUÍA DE LISBOA CON NIÑOS

14/04/2019,

El viaje no termina jamás. Solo los viajeros terminan”– José Saramago.

Esta pasada Navidad disfrutamos de unos días de vacaciones en Lisboa. La ciudad ofrece a toda la familia la oportunidad de jugar, explorar y aprender. Aquí tenéis nuestras recomendaciones, esperando que os sirvan para disfrutar también con vuestra familia de esta ciudad.

Visita el santuario del Cristo Rey, inspirado en el Cristo Redentor de Río de Janeiro.

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es lisbon25-worldkids-1.jpeg

Cruza en coche el río Tajo a través del puente colgante 25 de abril, uno de los emblemas de la ciudad y realizado a semejanza del de San Francisco.

Con anterioridad, hemos recomendado la colección de cuentos históricos “Tiny Travellers“. Para este viaje os recomendamos el título “Vasco da Gama de Portugal: una gran historia de aventureros que está ambientada en Lisboa, y que recoge los principales monumentos de la ciudad. Es una manera fantástica de introducir a los niños en la historia del país.

No por típico, es menos recomendable coger el tranvía que lleva hasta Belém, y allí visitar el “Monasterio de los Jerónimos”, y el Museu Coleçao Berardo, el museo más visitado de la ciudad. Junto a la orilla del río, se encuentran la Torre de Belém y el Monumentos de los Descubrimientos.

En la Plaza Martim Moniz hay unas escaleras que llevan hasta el Castillo de San Jorge (Castelo S. Jorge), que data del siglo XI y está situado en lo alto del pintoresco barrio de Alfama.


El Castillo cuenta con una exposición permanente sobre la historia de Lisboa y un sitio arqueológico.

Es además un sitio maravilloso para contemplar algunas de las mejores vistas de la ciudad.

El Castillo también cuenta con una “cámara oscura” que proporciona vistas de 360º en tiempo real sobre Lisboa. (Tal vez recordéis que ya recomendamos una cámara oscura similar en Edimburgo).

No hay visita a Portugal que no deba incluir los helados Santini. Podéis probarlos en Time-out Market, situado en el antiguo Mercado da Ribera, un lugar imprescindible en el que degustar la oferta gastronómica de una treintena de restaurantes.

Y si os gustan las compras, os va a fascinar esta tienda decorada como un circo y que nos traslada al “mundo fantástico de las conservas portugesas“.

Un gran descubrimiento fue la tradicional tienda Mercado de la Praça da Figueira, en la que se pueden comprar todo tipo de productos locales: sardinas, bacalao, aceite de oliva, vinos y quesos.

El elevador de Santa Justa es una atracción muy turística, pero también proporciona unas increíbles vistas de la ciudad y es una forma muy divertida de ir desde el barrio de Baixa hasta Barrio Alto.

En Cais da Colunas, la Praça da Comércio se encuentra con el río Tajo. Es un punto mágico de la ciudad en el que el tiempo parece detenerse.

¿Sabéis que en Lisboa hay una “rua cor de rosa”?

Es difícil no enamorarse de los azulejos que decoran los edificios de Lisboa. Son tan elaborados y bellos que la ciudad alberga un Museo Nacional dedicado a su historia.

A los más pequeños les encantará recorrer la ciudad en tuk tuk.

No olvidéis llevar calzado cómodo…

Es inevitable caer en la tentación de estos deliciosos “Pastéis de Belém“.

Fue inolvidable despedir el año con esta puesta de sol sobre el río Tajo.

En Lisboa está el “Hospital de Bonecas”, un hospital muy original ya que repara muñecas. Os encantará esta tienda porque por su larga historia y originalidad es también un museo.

Aprovechad para probar el mayor número posible de recetas de bacalao. ¡Todas las preparaciones son exquisitas!

Nos encantó la exposición temporal del Oceanário de Lisboa, que lleva por título “Forests Underwater”. Presenta los bosques tropicales dentro de un acuario y es obra del genial Takashi Amano. El Oceanário de Lisboa tiene un gran compromiso con la conservación de la naturaleza y la educación medioambiental, y esta exposición muestra la naturaleza desde otra perspectiva.

A los más pequeños de la casa les hará especial ilusión conocer a Vasco, la mascota del Oceánario, con la que aprenderán sobre la importancia de cuidar de nuestros océanos.

“Un planeta, un océano” es la exposición permanente de este Oceanario, una de las atracciones más vistadas de todo Portugal.

Para reponer fuerzas y disfrutar de un espresso fuerte, os recomendamos A Brasileira, una de las cafeterías más antiguas de la ciudad.

Muy cerquita encontraréis también la librería Bertrand, que abrió sus puertas en 1732 y está considerada la más antigua del mundo.


Más azulejos… ¡Que belleza!

Por último, os sugerimos contemplar la inmensidad del puente Vasco de Gama.

You Might Also Want To Read

VIAJES Y FOTOGRAFÍA: COLECCIÓN ROJO DE TOMMY SALAS

19/04/2016

MENINAS MADRID GALLERY

07/05/2018

THE TOKYOITER: ILUSTRADORES DE TODO EL MUNDO HOMENAJEAN TOKIO

07/06/2019

No Comments

Leave a Reply