Inspiración

EL MUNDO CREATIVO DE LA ESCRITORA NASTASIA RUGANI

27/09/2018,

A veces disfrutas tanto con un libro que inmediatamente sueñas con conocer a su autor. Esto fue lo que le sucedió a mi hijo pequeño de 7 años este verano. Quedó fascinado con «El pequeño cuidador de insectos» y me sugirió que contactase a su autora Nastasia Rugani.

Así que hoy viajamos a Francia para entrevistar a Nastasia. Estoy muy agradecida de que aceptase compartir con World Kids su pasión por la literatura, su trabajo creativo y su infancia multicultural. Deseo que disfrutéis conociéndola y que su vida rodeada de libros, dibujos y naturaleza os inspire.

 

 

World Kids: ¿Puedes contarnos un poco sobre ti?

Nastasia Rugani: ¡Hola! Soy una escritora de 31 años que vive en Le Mans ( a una hora en tren de París). He escrito 4 novelas para niños y adolescentes, y paso la mayor parte de mi tiempo creando historias y dibujos, y pensando sobre la escritura y el dibujo. Por lo demás, me encanta observar a los animales e insectos, y disfruto con las películas, entrevistas, dramas coreanos y tomando un capuchino en alguna cafetería con encanto. Y eso es todo. Mis personajes son mucho más inteligentes e interesantes que yo.

 

¿Cuándo supiste que deseabas ser escritora?

Imagino que comencé a garabatear en la adolescencia, cuando me convertí realmente en una persona muy tímida y descubrí que me encantaba estar sola. Escribí muchas malas canciones, horribles poemas y terribles historias cortas pero lo hice con un profundo sentido de libertad. Y esa sensación se prolongó en la Universidad. Pero realmente nunca llegué a imaginarme como una escritora. Eso era demasiado presuntuoso. Yo no pertenecía a ese apabullante mundo de clásicos rusos y grandes genios que llevaba años estudiando. Estaba lista para vivir como una lectora, y ya está.

Afortunadamente, en la biblioteca pública encontré refugio en la sección de literatura infantil. Releí a Tove Jansson, Anne Fine, Maurice Sendak, Kitty Crowther y a otros muchos escritores maravillosos. De algún modo, supuso un regreso a mi casa, a aquella infancia en el que el poder de la imaginación era ilimitado. Es allí cuando supe que mi sueño era escribir para la gente joven y respetarlos.

 

¿Puedes contarnos en qué estás trabajando ahora? ¿Cuál es tu próximo libro?

Mi próxima novela (para adolescentes) lleva por título “Milly Vodovíc” y acaba de ser publicada por la editorial MeMo. Cuenta la historia de Milly, una niña de 12 años, hija de inmigrantes bosnios, que tras una tragedia familia descubre el extraño mundo en el que vive y a sí misma. De momento no puedo quitarme a Milly de la cabeza. Está demasiado presente para poder comenzar un nuevo proyecto. Mientras tanto, me encantaría ilustrar algún libro para niños. Ese es mi próximo sueño.

 

Esta foto ilustra “la arquitectura de una nueva novela”. Escribo ideas y frases en cuadernos y papeles. Al principio es un caos, así que voy recortando lo que finalmente deseo mantener, y después voy pegando los papeles y poco a poco creo los párrafos y capítulos. Necesito trabajar con esta arquitectura tan extraña para no sentir que las historias me atrapan.

 

Creciste en Francia y eres mitad croata y mitad argelina. ¿Qué fue lo que más te gustó de crecer en un entorno tan multicultural?

¡Que pregunta tan interesante! Nunca antes nadie me ha preguntado por esto. Muchas gracias.

¿Por dónde comienzo? Los valores, las tradiciones, el amor, el humor, las historias… He escuchado opiniones tan diferentes sobre política, amor o justicia, y todas ellas ampliaron mi visión del mundo ya desde una edad muy temprana. En mi familia todos gritaban una historia, un comentario, y era muy dramático, precioso, liberador y alegre. Esa riqueza me dio la libertad para desarrollar mi propia historia y mis propias ideas. También despertó en mí un indiscutible gusto por contar historias.

He recibido grandes consejos y lecciones gratuitas al escuchar a mis abuelas y tías hablar sobre ser musulmana, católica, inmigrante, ciudadana francesa y mujer. Pero honestamente, lo mejor de crecer en un entorno multicultural era, y es, ¡la comida”. Mi mejor recuerdo es el cuscús que nos preparaba mi “Nena” y que compartía con todos mis primos, o el pastel de avellanas que cocinaba mi “Mamie”. He sido muy afortunada de haber recibido estos tres tipos de amor.

 

 

¿Hubo en tu infancia algún autor que te influyó especialmente?

Me influyeron muchos escritores publicados en L’école des Loisirs, y en especial Robert Cormier. Sus novelas nunca ocultan las dificultades de la vida. Sus personajes están llenos de imperfecciones y vivos, y casi sientes que puedes escucharlos hablar. Siento predilección por los autores americanos, aunque no sé muy por qué. Tal vez sea porque poseen un mayor nivel de audacia para molestar a los lectores. Tras mi adolescencia, me influyó mucho la novelista americana Toni Morrison, ya que consigue que sienta empatía incluso por los personajes más inhumanos. Y lo consigue solo con palabras, solo con palabras.

 

 

¿Tuviste algún libro preferido en tu infancia?

No lo recuerdo. Leía muchísimo con mi madre, pero me encantaba estar al aire libre jugando con amigos. Tan solo recuerdo que leí varias veces tres libros: “Les malheurs de Sophie” (escrito por La Competsse de Ségur), “De la petite taupe qui voulait savoir qui lui avait fait sur la tête” (de Wolf Erlbruch) y “Rendez-moi mes poux” (de Pef) . Creo que el primero de todos me gustaba especialmente porque el personaje principal- Sophie- era muy alborotadora, como yo, y los otros dos libros porque me hacían reír. Si que recuerdo que mis películas favoritas fueron “La Cenicienta” y “Hocus Pocus”.

 

¿Qué libro estás leyendo actualmente?

Estoy leyendo Matilda, del genial Roald Dahl, porque he visto la película pero no lo había leído (lo sé, ¡es una lástima!). Y por quinta vez, estoy leyendo “Sula” de Toni Morrison, porque es una novela conmovedora con la que aprendo algo nuevo en cada lectura. En mi opinión es su obra maestra.

 

 

Tu mejor viaje…

Es tan difícil escoger. Creo que el próximo viaje es siempre el mejor. Así que cuando algún día viaje a Japón tal vez sea el mejor viaje de mi vida. O tal vez cuando vea a los canguros en Australia o a los gorilas en el Congo. También tienen que ser grandiosos Alaska y Montana en Estados Unidos.

Pero ahora mismo, estoy dudando. El que recuerdo con más cariño es el que hice a Kenia con 15 años. Aún recuerdo la bondad de la gente y los niños sonriendo a pesar de vivir en extrema pobreza. Además, observé a los leones y elefantes corriendo libres en esos paisajes tan poderosos. ¡Fue inolvidable!

Y hace unos pocos años también viajé a México y visité la casa de Frida Kahlo – La Casa Azul-. Aún estoy cautivada por esta visita. Siento que el espíritu y genio de Frida vive en cada pared y cactus de la casa.

 

 

¿Podrías compartir con World Kids tu mesa de trabajo?

Trabajo frente a una pared ya que me distraigo con frecuencia, en especial con mis gatos que persiguen tras mi ventana a los pájaros. La ilustración enmarcada es de Kitty Crowther. Le escribí una carta de admiración, como fan, y ella me sorprendió enviándome este obra de arte. ¡Kitty es mágica!. Mi madre escribió una nota en la ilustración que dice: « From Moumour who loves you like a Mama Otter».

You Might Also Want To Read

ERIC CARLE: SUEÑOS DE NIEVE

14/12/2015

ESTER GARCÍA Y POR QUÉ LOS GATOS NO LLEVAN SOMBRERO

25/10/2015

CUMPLE EN LA GRANJA

08/06/2015

No Comments

Leave a Reply