Educación

HELP SYRIA’S KIDS: COMPARTIENDO EDUCACIÓN Y ESPERANZA

16/11/2018,

La educación es el arma más poderosa que podemos usar para cambiar el mundo”- Nelson Mandela.

Vivimos en un mundo roto en el que los refugiados cuentan con poca protección. Desde la segunda Guerra Mundial, nunca antes tantas personas habían tenido que abandonar sus hogares. Estos desplazamientos forzosos son abrumadores y detrás de cada estadística hay miles de niños que han sido arrancados de sus casas y apartados de sus vidas.

Más de 6 millones de sirios han abandonado su país en el último año. Solo en el Líbano, hay millón y medio de refugiados sirios, viviendo en improvisados campamentos. Es difícil imaginar las dificultades diarias a las que se enfrentan estas familias, pero a pesar del trauma y la pérdida, cada día pueden soñar gracias a pequeñas organizaciones que trabajan para ayudarles.

World Kids es un lugar para el cambio, para la bondad y la esperanza, en el que valorar el extraordinario trabajo realizado por individuos y organizaciones que mejoran nuestro mundo. Hoy viajamos hasta Ketermaya (un pequeño campo en el Líbano que da cobijo a 350 refugiados, 140 de los cuales son niños y 25 huérfanos). Allí entrevistamos a Danette Gorman, Directora Ejecutiva y fundadora de Help Syria’s Kids, una organización que está llevando a cabo un cambio real en este campo de refugiados.

Help Syria’s Kids está transformando Ketermaya en un entorno seguro y sano para estos refugiados, y además proporciona a los niños educación no formal en inglés, árabe, ciencias y matemáticas, así como comida y productos de primera necesidad. También han establecido un programa de intercambio de cartas que fomenta la lectura y escritura de los niños, a la vez que crea vínculos de amistad con niños americanos.

Si creéis que una única persona, o una pequeña comunidad, puede conseguir un gran impacto en nuestro mundo loco, entonces creo que os va a encantar conocer a Danette Gorman y su trabajo.

World Kids: La crisis de refugiados sirios es de una dimensión enorme, así que en primer lugar me gustaría reconocer la gran labor que realiza tu organización. ¿Qué te llevó a fundar Help Syria’s Kids?

Danette Gorman: Estaba trabajando en un festival de cine en Nueva York en marzo del 2017 y tenía una pausa. Revisé algunos de los títulos que se presentaban en el festival y hubo una película que me llamó la atención. Llevaba por título Ketermaya. Me quedé intrigada y aproveché mi pausa para verla. Ese documental cambió mi vida. El director, Lucas Jedrzejak, mostraba el punto de vista de los niños y yo sentí que conocía a esos niños. Es como si ya hubiese estado allí, y necesitaba regresar. Fue una experiencia muy profunda. Aunque yo he viajado bastante, nunca había estado en Oriente Medio. Logísticamente no era sencillo, pero esta llamada mi hizo implicarme al 100%.

 

Además de proporcionar comida y un entorno sano a estos niños y sus familias, también estáis muy implicados con su educación. ¿Qué podemos hacer para evitar esta “generación perdida” entre los niños sirios?

La respuesta es la educación. El sistema público de educación libanés ha comenzado a proporcionar programas extraescolares para refugiados sirios. Es un paso importante pero no es el ideal, ya que no hay programas de educación infantil para niños menores de 6 años, y muchos niños más mayores tampoco asisten a la escuela por multitud de motivos. El reto más complejo y sensible es que los niños sirios están accediendo a los colegios públicos libaneses en distintas condiciones como resultado de haber interrumpido su educación formal en Siria. Por ejemplo, puede haber un niño de 12 años que por su nivel sea asignado a 3º de primaria. Como puedes imaginar, esto puede ser algo degradante para un niño que viene ya con un gran trauma y con problemas psicológicos y sociales.

Estoy colaborando con la Universidad Americana de Beirut para proporcionar medios y becas a alumnos que de manera voluntaria realizan nuestros talleres educativos para niños. Mi objetivo es poder contratar a estos tutores y poder trabajar con todos estos niños mayores de 6 años para que puedan mejorar su nivel y acceder a las escuelas públicas en el curso que les correspondería por su edad. Otra prioridad importante es ganarnos la confianza de los padres. Es algo que voy consiguiendo en mis cinco visitas al campamento, pasando tiempo con las familias, aportando donaciones de comida, ropa, higiene y programas que hagan sonreir a los niños… Necesitamos que los padres apoyen la educación de sus hijos y que sientan que hay esperanza para ellos. La mayoría así lo creen, pero necesito su plena confianza. He visto en ocasiones familias que inicialmente no están de acuerdo con esta oportunidad, pero después de hablar con ellos (gracias a un traductor) consigo convencerles y que lo prueben. Esto es algo importante para mí.

 

El arte es usado a menudo como terapia para el trauma. ¿Podrías explicarnos con más profundida vuestro programa extracurricular? ¿Qué lugar que ocupa la música, danza y el arte en la recuperación emocional de estos niños?

Por supuesto. Lo hago encantada. En enero de este año nos hemos asociado con la Univerisidad Americana del Líbano y con su programa de conciertos IMAGINE, creado por Seba Ali, una pianista profesional y miembro de la Facultad de Artes Escénicas. Esta colaboración permite que músicos de renombre puedan realizar una residencia en la Universidad y también visitar nuestro campamento. Además, ha permitido desarrollar un programa específico y que los niños puedan ofrecer un concierto en la Universidad. Han aprendido una canción bajo la dirección de un músico, y la han interpretado en el escenario del teatro de la Universidad en febrero. Ha sido un éxito y vamos a repetir este concierto anualmente, así que en breve los niños comenzarán sus ensayos.

Gracias a esta relación he descubierto la inmensa labor que realiza la organización Sounds of Change, cuyo objetivo es formar a los profesores para facilitarles herramientas y programas que ayuden a aliviar el trauma de los niños refugiados, a la vez que permite a los niños expresar sus emociones. Esta organización tiene un taller con niños inspirado en nuestro programa de intercambio de cartas. Su canción ha sido presentada en el Festival para los Derechos de los niños de Bursa en mayo de esta año, y está disponible en nuestra web.

 Además estamos en contacto con artistas invitados que realizan un trabajo increíble con los niños. Por ejemplo, reciclando objetos de la basura han creado obras artísticas, y también han participado en talleres de danza y música este verano gracias a la participación de un músico de la Filarmónica Libanesa.

 

Me fascina vuestro proyecto de intercambio de cartas. Creo que es un programa que inspira educación y una conciencia global en estos niños. En World Kids creemos en el poder de una educación global. ¿Vais a expandir este programa a otras ciudades americanas?

Si, absolutamente. Actualmente tenemos a 7 escuelas que participan en el programa y seguimos creciendo.

 

¿Algún plan para escuelas internacionales en todo el mundo que tal vez puedan estar interesadas en participar en estos programas?

Si, tenemos un grupo en la India. Este programa supone un avance muy profundo no solo en las áreas del lenguaje y escritura, sino que es especialmente importante para inspirar una gran transformación y alivar el enorme trauma y sufrimiento de estos niños. Creo que no hay conexión más pura que la de los niños, y a través de esta coneción, y su inherente vulnerabilidad y coraje, puede conseguirse una verdadera transformación.

 

A pesar de que varios millones de personas han tenido que huir del conflicto en Siria, tengo la sensación de que esta crisis apenas se menciona ahora en la prensa. ¿Nos estamos olvidando de ellos? ¿Cómo podemos ayudar a todas estas familias desplazadas?

Creo en la educación y en que el impacto económico de los refugiados en su país de acogida debe inspirar oportunidades de paz. Las economías necesitan trabajadores y los refugiados necesitan ingresos para sobrevivir. Los gobiernos deberían afrontar esta demanda de empleos, educar en las oportunidades y reforzar políticas que permitan que los refugiados puedan optar a esos puestos junto con los ciudadanos de esos países, de una manera productiva y pacífica. Reconozco que no es algo fácil.

 

Saber que tu trabajo tiene un impacto en la vida de todos estos niños debe ser muy gratificante. ¿Te importaría compartir con World Kids cuál ha sido el momento más especial que has vivido desde que fundaste Help Syria’s Kids?

He experimentado el amor puro. Cada vez que viajo al campamento, los niños se echan a mis brazos sin dudarlo ni un minuto, aunque hayan pasado meses desde mi última visita. Tienen fe en mí y confían en que siempre regresaré y que seguiré trabajando para ayudarles. Nos damos mutuamente esperanza. Voy a continuar haciendo todo lo que pueda para ayudarles y conseguir que desarrollen el máximo potencial en sus vidas.

 

¿Y cómo podemos apoyar a tu organización?

Es importante difundir nuestro mensaje por si hay otras personas que puedan tener este mismo deseo y que sepan que pueden apoyar nuestros esfuerzos. Así conseguiremos que estos niños puedan en un futuro contribuir a un mundo más productivo, pacífico, amoroso y bondadoso. Padres, niños, profesores… todos pueden crear clubs de cartas que permitan a los niños recibir estas cartas y saber que hay gente que sin conocerles se preocupa por ellos. En nuestra web podéis descubrir más información al respecto.

 

 

Muchas gracias Danette por compartir con World Kids tu excepcional e inspirador trabajo.

You Might Also Want To Read

ARTE Y NIÑOS: HENRI MATISSE

21/03/2017

COLEGIOS DEL MUNDO UNIDO

21/10/2015

BENEFICIOS DEL YOGA Y LA MEDITACIÓN EN LOS NIÑOS

08/09/2016

No Comments

Leave a Reply